Natsu-Editorial

Órale, esta vez si estoy sin palabras, me han dejado boquiabierto. Con una transmisión televisiva desde el pasado domingo, se ha desatado ya una guerra que logro su cometido, pelearnos entre nosotros lo mexicanos, si no les agradaba esa cantante bien, si les agradaba, también, a mi me era indiferente; si, es una pena que haya muerto y que pueda encontrar descanso.

Pero si, estoy anodadado, trato de encontrar ahora las palabras correctas para describir lo que siento, este nudo de impotencia de ver como defienden tanto a las televisoras quienes no pasan otras notas que no sea sobre ese accidente; ¿ya se les olvidó lo sucedido el 1 de diciembre, con las detenciones albitrarias e injustificadas?, ¿ya se les olvido el caso Televisa-Nicaragua? Y otros tantos temas de suma importancia, pero no, el mexicano es de memoria a muy corto plazo, no hay ese valor y se dejan apabullar y controlar por lo que diga la “caja idiota”.

Si saben que el salario mínimo en el país, debe hondar en los 500 pesos a la quincena, pero no, son solo 63 pesos, de los cuales, van a bajar puesto que con la reforma laboral “habrá más empleos”, pero lo que no les dicen, habrá mas deempleos, y todo subira y el salario bajará.

Están vendiendo (sino, es que solo le firmen a las escrituras) al país, todo ha sido privatizado, nada es del pueblo, el petroleo, la luz, las carreteras y caminos, las tierras, solo les falta poner impuesto porque respiramos y la mayoría, decidirá que eso esta bien lo que una minoría decida.

Esa minoría, nos tiene atados, deciden dar notas como estas, coberturas desde el lugar de los hechos, malinformando a la sociedad para que exista una separación mayor entre nosotros los trabajadores (aunque no les guste ser llamados así, el proletariado, que hasta deberían de sentirse orgullosos de serlo, pero bueno, si se ofenden con esa palabra, a quien le quede el saco).

Creo que siguen logrando su cometido de mantener al pueblo expectante de la próxima noticia mitotera que sacarán, del siguiente campeón del fútbol mexicano, de si Marquez noqueó a Pac-Man, pero no de la contraparte de la reforma laboral y las siguientes que vendrán, porque el pueblo lo decidio.

Bien hecho México, mejor dicho, bien hecho pueblo de México, porque la tierra, la extensión territorial no tiene la culpa de ello, me haz dejado sin palabras…

Anuncios

Cosas del conejo triste, melancólico y afortunado.

Hola gente querida, como les va, ¿creen que los dejaría abandonados?, pues… 50/50 xD, aquí dando un pequeño y breve paseo por mi abandonado blog, donde aun recopilo experiencias e historias las cuales contar. Este espacio es libre, pueden opinar si les gusta o no lo expuesto por este servidor. Sin más preambulo, les dejo este breve relato, espero lo disfruten (:

No se cuantas veces me encuentro rodeado de la oscuridad de la noche, postrado en mi cama, las lagrimas que salen de mi ser sin poder ser controladas, los pensamientos que como metrallas interminables, se disparan en mi cabeza la cual trato de controlar… el insomnio es terrible, no he comido bien últimamente, pensando que eso me dejaría dormir, que tonto he sido; sin alimento ni descanso, aun forzó mi cuerpo maltrecho…

Cierro los ojos y los pensamientos se detienen, veo algo, es mi alma que lleva abrazado mi corazón y mi fe, la lluvia torrencial trata de detenerla y los truenos son tan fuertes que llegan a asustar, pero mi alma que parece en pena no le importa mucho siguiendo su camino, como si estuviese trazado con marcador blanco sobre el pantanoso bosque en el que se encuentra. ¿Qué busca tan desesperadamente?, me pregunto sin encontrar aparente respuesta. Al observarla detenidamente parece ser que está llorando, pero la tormenta me impide ver con acierto.

Pasan los minutos y sigue recorriendo ese inmenso bosque, kilómetro tras kilómetro, se aferra más a lo que llamaré, “el cargamento”, peligrosos animales intentan detenerlo, pero el los ignora, prosiguiendo con lo suyo; -creo que se encuentra perdido-pienso aun observándolo de lejos, cuestionándome si ese en verdad soy yo, alguien que llora ante la mas mínima eventualidad o que se deja llevar por su pervertida mente la cual aun no puede controlar y su alma busca eso para realizarlo… algo me llama la atención y es que hemos llegado a un gran lago, cristalino, rodeado del otro lado de un hermoso campo verde con algunas flores, los árboles están radiantes, llenos de vida, en cambio, donde mi alma y yo nos encontramos, es sinuoso, parece naturaleza muerta; -dos caras de una misma moneda-pienso acercándome a mi…

¿Por qué tengo de pronto miedo?, ¿Por qué no confío en mi?… confío… me río ante un inminente juego de palabras y recuerdo que todo lo que he estado haciendo es por un sueño que tengo que cumplir, las lágrimas y tristezas derramadas en el trayecto, son la alegría de un mejor mañana, de un mejor hoy; la lluvia es mi propia confusión y miedos, la cual me empapan, pero continuo levantándome cada vez que llego a caer, el camino sinuoso ha sido uno que elegí en su momento, el más largo y tal vez agotador para una meta máxima, que se encuentra justo en frente de mi y que me negaba a ver…
¿Por qué tememos ser felices?… porque tal vez tengamos miedo a perder esa felicidad y a no encontrarla jamás-me pregunto y respondo como por inercia… miedo… ¿Qué es el miedo en si?, lo poco que se del tema, es que es una forma de protección, la cual en un momento dado nos puede dejar paralizados y con la mente bloqueada, la sangre no recorre bien nuestro cuerpo y por ende, nos quedamos catatónicos ante una eventualidad o atraso posible… todo, por nuestra pervertida mente…

He pasado por muchos momentos malos, tristes, he llorado como nunca, he gritado, pataleado, maldecido… pero al final de cuentas, al abrir los ojos y notar que ya amaneció, me encuentro llorando de nueva cuenta solo en esa habitación que quiere tímidamente irradiar algo de calor; noto el ruido de los coches pasar fuera de mi casa, los camiones de carga con su ruidoso motor que despertarían a los mismos muertos, los perros ladrando, las aves cantando y mis ojos y cuerpo, que desea descansar unos minutos más, pero que por la inercia misma que me conozco, me es muy difícil volverme a dormir… a soñar… dicen que soñar es gratis, pero en esta época y me imagino que en otras antes que la actual, a los soñadores nos tomaban por ingenuos, idiotas, masoquistas y otros sinónimos de los cuales no estoy de humor para comentar o escribir…

¿Por qué tememos soñar?… ahí de nuevo esa palabra “miedo”… ¿acaso tenemos miedo de todo, hasta de nuestra sombra?-me recuerda a Coraje, el perro cobarde-me río ante la ironía de que a pesar del temor que lleguemos a sentir, si se hace algo para superarlo, indudablemente lograremos el éxito, material, como espiritual… la tan ansiada libertad que todos anhelamos y que muy pocos logran conseguir, dominar a la mente sobre el cuerpo.

¿Por qué no aceptarnos?… ¿Por qué no amarme como soy?, miedo… esa palabra vive en nuestro vocabulario sin si quiera darnos cuenta, vive con nosotros, es parte nuestra a la cual hay que amar y reconocer… tengo miedo de ser feliz, pero ese miedo me impulsa a en verdad conseguir lo que quiero, mi sueño de estar a tu lado… pero la pregunta aquí es, ¿quieres estar a mi lado?, pasaremos días claros y oscuros, nublados, con lluvia, tormenta, algunas veces nos desesperaremos y diremos cosas que nos hieran, pero aun así estaré a tu lado, estaremos juntos superándolo… eso es lo que yo quiero y anhelo, pasar mis días disfrutando de tu compañía… espero que tu también quieras estar conmigo.

Sentimientos de un conejo algo decaído… historia de una vida hoy.

Hola buenas tardes, días o noches dependiendo de la hora que esten leyendo este post aquí en el abandonado blog llamado Natsu & Descarrilado.

Mientras blanca nieve cae en la ciudad, mientras mi otro lado, escondido está, detrás de mi frágil imagen, ¿en verdad, podré llegar a ser libre?, por favor díganme; perdido en la gran ciudad invernal, el solitario ángel suspira… ¿Desde cuando empecé a encerrar mi fragilidad y esconder mis verdaderos sentimietos? ¿alguna vez mis rezos llegaran a ese cielo al que no puedo volar?… ¿puedes amar a mi otro yo a quien y soy incapaz de amar?…

No se cuantas veces me he sentido así, algo decaído, sin muchas ganas de hacer algo, preocupado, molesto… he sentido últimamente que no me encuentro, que me falta algo. Que todo lo que hago no resulta como quiero, dudo de más, hasta del porque mi sombra me sigue.

No me siento cómodo con la situación que estoy pasando, odio verme tomándolo tan normal como el respirar o parpadear, me tomo todo de forma personal, me siento culpable de algo que creo y no haber hecho, estoy confundido y creo que mi voz no es lo suficientemente fuerte para ser escuchada. A veces deseo el irme y dejar todo de lado, pero al voltear a donde vaya eso me aqueja y no se como enfrentarlo, ese impulso y algo más me dice que debo continuar, que he pasado por mucho como para rendirme ahora…

Rendirme, ¿de que debo decir hasta aquí?, hay muchas cosas y a la vez ninguna, en este mundo donde importa más el dinero o el aspecto físico u otra; le llamare banalidad; donde todo lo que hago parece una molestia. Días buenos, días malos, días pésimos y días en los que no pasa algo extraordinario, por eso pasamos todos… yo no soy la excepción, hay días que me levanto muy animado, sonriendo a mas no poder, pero al pasar de las horas, esa sonrisa se borra de mi rostro, no se como mantenerla, no se como proteger mis sueños y esperanzas, no se como mantenerme feliz.

Realmente no me conozco, mentiría si digo que no tengo miedo a hacerlo, el pánico me invade y me cuesta trabajo desplegar mis alas y volar y seguirme conociendo en el largo proceso que es la vida; me he descuidado al punto de desconfiar de cualquiera, no me quiero como digo hacerlo, no me respeto como digo hacerlo, un grito desesperado de mi alma intenta llamarme para no seguir con esa conducta autodestructiva… pero al igual que mi voz, parece no ser escuchada.

Ignorado me encuentro esta noche, sintiéndome no de lo peor, pero si algo triste, melancólico, ¿alcohol?, no gracias, no me gusta y si me gustara, ese no sería un buen escape a lo que siento ahora, ¿drogas, suicidio?, no gracias de nuevo, sería lo mismo que con el alcohol, un escape temporal a lo que me aqueja; ¿algo que me distraiga?, lo he intentado, pero cuando termino, regreso irremediablemente a mi situación actual…

Esto me preocupa, ando muy envuelto en mis pensamientos, en mi habitación, en mi casa que no me doy cuenta que solo repito lo mismo una y otra vez, tengo miedo a cambiar, a que si lo hago suceda algo que no pueda controlar; estoy demasiado atento a posibles avisos que el universo me quiere dar o me está dando y los ignoro, lo mismo que a mi… el alimento me cuesta trabajo comerlo, salir a caminar no me satisface como lo hacía antes; salgo y estoy solo en ese camino, nadie a mi alrededor, los animales escapan apenas me ven o me ignoran, rara vez los perros de los vecinos se dan cuenta de mi presencia y salen a ladrar alertando a un intruso; un fantasma, un fantasma de mi propia existencia llamada Natsu, he llegado al punto que creo que he hecho algo malo… que repetitivo soy.

Solo e ignorado, los videojuegos no me llenan como en horas anteriores, la música… la música inseparable amiga que a veces me molesta por las melodías que interpreta mi realidad, un ser que solo busca aceptación y amor, tanto externa, como interna, que busca la paz interior y no logra encontrarla, un ser que no se quiere abandonar a su suerte, pero que tal parece ser así, un ser que no quiere estar solo, que detesta la soledad; ya probó las mieles de ello y no le agrado…

Me pregunto si un día desapareciera, ¿alguien me extrañaría?, no lo se, supongo que si, ¿alguien me recuerda?, no lo se, recuerdan todos los momentos que hemos pasado, tristes, alegres, llenos de dolor y alegría, lluviosos, soleados y con algo de ventisca… ¿alguien recordara esos momentos que pasamos juntos?… eso no lo se…

A veces creo que lo que haga no es suficiente, que debo descansar, otras, que por mucho que lo intente no logro mis objetivos y me frustra; que hay mucha presión a todos lados que observo, me doy cuenta de mis errores y trato muchas veces sin éxito de corregirlos; no hay alguien que me diga, ¡ánimo, tu puedes!, tranquilo, todo estará bien, con una tranquila sonrisa que reavive las llamas de la esperanza y confianza que hay en mi, luciendo apagadas en un rincón, rodeadas por oscuridad para que vuelva a brillar con luz propia…

Aun no encuentro la respuesta a esas interrogantes, aun no logro encontrarme del todo, pero, seguiré intentándolo por mucho que me lastimen, por mucho que a veces este solo y sin esperanza alguna, lo intentaré, así no pueda más… aunque las dudas me rodeen…

Soy una persona extraña, comencé algo deprimido y ahora siento que algo bueno puede pasar en las pocas horas que le restan al día, ando en una montaña rusa, sube y baje cada momento que pasa, no tengo idea del porque pase eso, quizá la luna tenga algo que ver y al ser doblemente del signo cáncer me vea más afectado como a las mareas… luego empiezo a decir cosa y media para distraerme, soy muy extraño y me hace preguntar, ¿alguien me querrá por eso, por lo extraño que soy?, por lo que hago, ¿alguien me admirará y me dirá esas palabras que tanto anhelo?, esas palabras que se las he dicho a muchas personas pero que todavía no he logrado que me las digan…

¿A alguien llegará a leer todo esto, sobre un chico conejo que esta deprimido y solitario?, no lo se; muchas preguntas sin respuesta y se incrementan a cada segundo que pasa… en verdad desearía que me las dijeran no por compromiso, sino porque les sale del corazón, muchas presiones a las cuales no estoy acostumbrado y me cuesta dejarlas de lado, hacer que resbalen… ¿alguien leerá esto?, si es así, avíseme.

Cosas, más cosas sin sentido del conejito… ¿HAGATA?

Mitad de mes, ya se que no he publicado algo en las últimas semanas, no hay pretextos… o tal vez si, no sé como lo quieran tomar de mi atraso en contar que diantres conmigo, donde están los cuentos y demás… el caso es que todo se me vino encima, no es tanto un pretexto o justificación, pero aquí andamos, no prometo que me vuelva a desaparecer algunos días más o que esté más pendiente del blog, porque ya saben, cuando hay planes, siempre ocurre un imprevisto y nos cambia todo, hasta el sentido del humor en veces…

Pues bueno, después de esta larga charla que no llevo a algún lugar, heme aquí, regresando, con “nuevos” cuentos, esto que les mostrare es un pequeño adelanto de el proyecto de este año (recordemos que el proyecto Rove &Love y Sunset Monnync fueron suspendidos un tiempo debido a problemas con la compu ¬¬U). Realmente no tengo idea de como vaya, supongo que bien, me esta gustando como se va desarrollando la historia, espero que sea de su agrado, ya que aunque parezca fácil, escribir coherentemente una historia, que se entienda, sea agradable a la vista, a la imaginación es muy complicado, pero se hace un gran esfuerzo en los cuentos.

No más palabras y espero lo disfruten el previo de lo que es HAGATA, más adelante les pondre biografias y demás de los personajes (si aprendo a dibujar, los bocetos de los mismo, pero no prometo nada sobre ello.

Mi vida… mi vida es una gran y aburrida rutina… ¿Por qué estoy aquí?, ¿tengo algún plan para mi vida?… los profesores en la secundaria me encaran diciéndome que necesito algún estimulante, ¿tengo que fingir que soy alguien mas solo para complacerlos?… pensar en mi futuro, ¿es que acaso existe el “futuro”?, si ni siquiera se quien soy y me exigen que cambie. ¿Cambio?, tengo una ligera perspectiva de lo que eso puede significar, pero, no tengo los ánimos necesarios para buscarlo. Una vida… mi vida; ¿Qué es la vida en si?; tantas preguntas sin respuesta y a cada minuto que pasa, las preguntas se incrementan mas y mas…

-Una joven mujer, recostada en su cama, los rayos del sol entran tímidamente por la ventana; su cabellera morada clara luce desaliñada por estar recostada toda la noche, sus pequeños ojos rasgados entreabiertos muestran unas ojeras bajo sus párpados, nunca antes concebidas; la luz matinal le molesta un poco, cubriéndose su rostro algo descuidado. Su cuerpo delgado y piel muy pálida muestra signos de falta de alimento y descanso en su sistema-.

¡Mina, levántate, ya casi es hora de irte a la escuela!

¿Escuela?… ¿para que?, para que me sigan recordando lo inútil que soy, que no aspirare a mas cosas en mi vida… odio toda mi rutina-poniéndose de pie y vistiéndose lo mas lentamente posible intentando ganar una batalla que sabe que perderá. Al terminar de arreglarse, se limita a tomar un pan con mantequilla que había en la mesa-ya me voy-dice antes de salir, sin escuchar respuesta alguna.

Al llegar a la esquina de la calle, se encuentra con su única amiga del colegio, quien luce algo impaciente -¡llegas tarde!-

Lo siento, me quede dormida, D.-responde Mina en medio de un largo y sonoro bostezo.

Deberías mejorar tu actitud, verás, anoche me pasó algo increíble…

Ya empezó con su sermón-piensa Mina bostezando de nueva cuenta- ¿Por qué todo mundo se tiene que meter en mi vida?, incluso D, solo porque tiene las mejores calificaciones, que le permiten el libre paso a las mejores universidades, incluso a cada minuto le están hablando para convencerla de entrar a esos lugares… ella es afortunada, su familia es rica y tiene un abanico interminable de posibilidades, sin embargo, ella las desperdicia; es linda físicamente, su piel es tersa como la seda, no como la mía que es muy áspera, es morena y delgada, yo parezco un muñeco de trapo muy descuidado, su cabello castaño bien cuidado, que le llega a la mitad de su espalda; el mío es corto, morado y descuidado como yo, sus ojos grandes color marrón, los míos parecen que no se abren por mas que intente, que decir de sus pechos, son mas grandes que los míos. Ella se ve bien en bañador o en cualquier ropa que utilice, debería ser modelo, que se yo… parece una princesa sacada de los cuentos de hadas que tanto se comenta, un cliché para mi gusto el comparar esas historias con personas reales,

-Y eso fue lo que me paso en esa pastelería, no debieron ser tan malos; ¿me escuchas?

-Si, ya se que debo mejorar mi actitud…

-No estaba hablando de eso, te comentaba de algo que me paso en la pastelería el día de ayer… a veces creo que no me haces caso-D comienza a llorar como niña pequeña, provocando que su compañera desganadamente la consuele un poco…

Es lo malo de ella, puede parecer muy madura, linda y sexy, pero es una niña pequeña y desesperante… ella siempre sonriendo y yo… yo no tengo idea de cómo somos amigas.

-Ya, lo siento, no llores… ya se, te comprare un pastelillo cuando salgamos de la escuela… y algo mas que tu quieras.

D, deja de llorar instantáneamente y con una larga sonrisa en su rostro le indica que acepta el trato.

Odio que sea tan…-la campana del colegio suena, interrumpiendo cualquier intento de reproche o respuesta alguna por parte de ellas.

Justo a tiempo para que inicie la clase, las chicas llegan. Mina observa por la ventana, luce más desganada que antes, sus ojos no muestran brillo alguno, aburrida, desesperada, enojada. Sus pensamientos son interrumpidos por algo que le llama la atención en el cielo. Pequeñas explosiones como si de fuegos artificiales se tratase.

HAGATA…-menciona para sus adentros- ahí… ¿ahí sabre que es la libertad?… es imposible para alguien como yo el que entre a esa prestigiosa escuela…-suspirando un poco, deja pasar el tiempo de clases y parte del descanso.

¿Estas bien?-pregunta D algo preocupada-has estado suspirando todo el día, no es por un chico.

No pasa nada D-le sonríe algo desganada-solo que… ¿no has pensado en lo que nos depara el futuro?, en donde quieres estudiar o si quieres trabajar o ambas; ¿sabes?, cuando era niña tenía muchas expectativas y sueños, incluso vi un comercial en televisión que me impacto.

D se sienta a su lado y la escucha en silencio.

Aun lo recuerdo… era de la academia de guardianes, desde ese día, desee ser una cadete y luchar para lograrlo. Lo malo fue que me fui desanimando, por parte de mis padres y mis entonces amigos. Me decían que no llegaría a ser eso, que dejara de soñar. Quería demostrarles que podía, pero… sus comentarios terminando introduciéndose bien en mi cabeza y… ahora soy eso, desganada y desanimada, muy conformista y sin deseos de aspirar a mas… ahora que lo pienso, que tonta de mi parte, el ilusionarme por un simple comercial de televisión…

Ambas se quedan observando el cielo azul, hay unas cuantas nubes, tan cercanas como para poder tocarlas, pero tan lejos como para alcanzarlas, la brisa es suave que les mece los cabellos, sus compañeros gritando y corriendo como pequeños en una guardería, los pájaros cantando. La pequeña piscina de la escuela refleja la gran esfera dorada que provee de luz y calor al planeta

Sabes, yo también… yo también desde niña he querido entrar a ese colegio- Mina se sorprende y la observa muy incrédula, provocando que su amiga se ría un poco-claro, no ser una cadete en si, sino aprender a reparar las majestuosas máquinas que surcan el cielo y los confines del espacio, crearlas desde su estructura. Eso es lo que deseo, aun sabiendo que va en contra de los deseos de mis padres, que quieren que siga estudiando y me dedique al negocio local…

Después de eso, ambas se quedaron calladas el resto del día, hasta sonar la campana del fin de clases. Mucho tiempo tuvo que pasar para que se conocieran finalmente. Al caminar directo al área comercial de la ciudad, D se detiene. Tiene la mirada muy pensativa y firme. Mina la observa algo confundida. Siguen en silencio, dejando que los coches sigan sonando su bocina en el insufrible tráfico, las personas en su propio mundo, algunas platicando, otras en silencio, no siendo ellas la excepción, aunque con una diferencia. Hasta ese mismo momento, no se habían mantenido calladas por tantas horas.

Lo estuve pensando mucho y… ¿recuerdas lo que me dijiste en la mañana, que me comprarías lo que yo quisiera?, que tal si lo cambiamos para que entremos a ese colegio -D comenta rompiendo finalmente el silencio, sonrojándose un poco después de externarlo.

Mina la sigue observando, se nota muy seria, pero su semblante cambia a una ligera sonrisa y afirmación. Hacia algunos años que se conocían y D nunca había visto sonreír a su amiga, ni siquiera por error, así que ese acto, la asusto un poco. Todo el mundo seguía haciendo sus cosas, ignorando al par de chicas que se veían a los ojos, desafiando su futuro y deteniendo un poco el vaivén de los peatones.

Paladín-Mina responde algo animada, la confusión en el rostro de D es más evidente, aun no cae en cuenta que su amiga esta sonriendo y menos la respuesta. Los minutos pasan y el viento cambia de velocidad, volviéndose más fuerte que antes y de dirección, sus uniformes de la escuela, bailan el vals impuesto por las corrientes ventosas de la ciudad. De nuevo el silencio entre ambas, que poco a poco retoman su andar entre las calles invernales directo a su destino.

Lo que mas me preocupo en ese entonces, fue que no era una mas de sus locas alucinaciones, sino algo real propuesto por ella. En este tiempo, no se había aterrizado algo entre nosotras. Quien hubiera imaginado lo que pasaría después…

Ambas llegan a una cafetería de medio lujo. Las mesas brillando, todo se alcanza a reflejar a través de la superficie, un par de tazas sobre unos platitos, esperando a ser utilizados como pretexto a mitad de una plática. Al fondo se alcanza a ver el área del buffet con diversos pastelillos y panes de lujo que se puedan comprar a esos bajos precios. El lugar esta llego de clientes que uno a uno entran y salen como si no hubiera un mañana.

Las chicas se sientan cerca de una ventana a pocos pasos de la comida, ya que era la única mesa disponible en esos momentos. Afuera, en las calles se ve que unos copos blancos caen del cielo, iluminando un poco la apagada ciudad. Los faroles empiezan a prender uno detrás del otro. Ambas se mantienen expectantes.

¿Crees que podamos entrar a ese colegio?-pregunta Mina viendo a través del vidrio que las separa del exterior, retomando su figura seria de siempre.

Yo creo que si-responde D, imitando un poco las facciones de su amiga-por cierto, ¿porque me llamas D?

¡Hm!… luego te digo. No se si pueda hacerlo. No se si pueda entrar a ese lugar, no me siento con la capacidad suficiente para…

¡Si puedes!-D golpea la mesa con tal fuerza que casi la tira, haciendo que todos los presentes observaran al lugar donde se escucho el ruido. Al sentir las miradas expectantes de los clientes, oculta su sonrojado rostro como puede, mientras Mina no le presta atención al alboroto de su alrededor. Al ver que no pasaba nada fuera de lo normal, todos siguen como si el incidente nunca hubiese pasado.

Si puedes hacerlo, Mina…-se escucha tímidamente-podemos… podemos hacerlo-sus manos tiemblan por el nerviosismo provocado anteriormente, que casi derrama el líquido caliente sobre su ropa, pero esto es detenido por la mano de su amiga, quien sigue observando el caminar de los cientos de personas en la calle, apresurados ahora por la intensa nevada que los sorprendió.

D se tranquiliza un poco, bebiendo y quedándose en silencio, pasando así toda la tarde sin que se dijera palabra alguna.