Novela primera parte

Hola a todos y todas, sean bienvenidos a esta nueva etapa de Natsu 8 Descarrilado. si se preguntan porqué el número ocho, en realidad es el simbolo “&”, pero por cosas de la página y el diseño de la misma, se cambio al 8, porque era lo más parecido.

 

Pero bueno, aquí les dejo la primera parte de una novela que comencé a escribir recientemente y quiero compartirla porque sí.

Espero la disfruten y que les guste.

 

 

1

Siempre le he estado cuidando, he estado a su lado. Me gusta su presencia, su físico, su inteligencia, incluso de su torpeza.  Sus nulas habilidades artísticas suelen ser compensadas por su trabajo en el hogar.

Sus calificaciones son promedio, ya que es alguien quien, pareciera cliché, es desconocido para el mundo, buscándose internamente y luchando por su lugar en el mundo.

No se suele dar a conocer en público, no habla frente a las multitudes y cuando hay exposiciones, esa clase prefiere desaparecer, como si de un espíritu se tratase.

Es buena persona, pero muy incomprendida y eso me gusta.

Realmente, debo admitir que yo no le gusto, ya que se suele enamorar de otras personas.

Desde las sombras y a pesar de mi dolor, le apoyo.

Esto del amor es sencillo, pero complicado. La pena que embarga a uno es tan grande, que se queda sin palabras ante la persona que ama. Tan fácil que es decir “te quiero” o “te amo” o siquiera un “hola, buenos días”, pero es difícil, puesto que tienes que sentirlo y no decir esas simples palabras por obligación.

Nunca me ha visto de esa manera y me duele, pero lo que es más doloroso es el hecho de verle triste y agonizante pues su sufrimiento, a mí me afecta.

Puede sonar repetitivo hasta el momento, pero es la verdad. Le amo, quiero estar con esa persona siempre. Pero no me animo a decirlo. Siempre seré alguien cercano para ella.

Nos conocemos desde hace varios años y fue amor a primera vista para mí, ya que lucía de forma espectacular y a pesar de los intentos de nuestros entonces compañeros por acercarse, se negaba amablemente.

Ha estado “solo”, no completamente, porque hay personas a quienes les habla sin temor alguno.

Mide 1.60 de estatura, algo pequeño en comparación con los demás, su cabello castaño claro, su rostro parece el de un muñeco de porcelana, fino y blanco, asemejándose a la nieve.

La mirada es tranquila, pues sus ojos son del mismo tono que su cabellera. Su cuerpo es delgado y aunque siempre esté comiendo no sube de peso. El sueño de todos.

Debido a lo ya antes mencionado de su timidez, ha sido rechazado innumerables veces. Puedo decir que ostenta el record, puesto que no pasa más de un segundo cuando está frente a alguien declarándosele y esta se llega a negar.

Aunque en muy raras ocasiones sucede lo contrario y tiene una tarde maravillosa, donde se olvida del estrés del mundo y también de mí.

Mentiría si digo que no me importa eso, ya que soy quien de verdad le conoce, como si nos tratáramos de hermanos.

Que palabra tan rara “hermanos”, pues es una de las únicas que describen a detalle nuestra relación. Claro, está el hecho que una vez en la escuela, vi que estaba peleando con alguien y su hermana llegó a defenderle.

Es sumamente inteligente y observador, algo flojo también, ya que siempre en las pruebas finales, sacaba buenas notas que le permitían estar el siguiente año y repetir el ciclo una vez más.

He observado sus caídas y como se suele levantar, aunque solo sea durante un par de días, pues su pleito es que le importa es estar con alguien que de verdad le corresponda como merece.

Naturalmente, yo estaba a su lado en todo momento. Hablando mucho, puesto que éramos muy cercanos, como uña y mugre. De ahí, el término que nos pusieron en la escuela fue ese, el de “hermanos”.

La palabra en sí, en un principio no me molestaba, pero eso se le fue metiendo más y más en la cabeza e inevitablemente, me fue tratando como uno. A pesar de eso, yo seguía ahí, animándole y dándole palabras de apoyo.

En realidad, nuestra relación era como la de verdaderos amantes sin necesidad de declaración. Algo prohibido por muchos, pero natural para nosotros.

De esa forma, pasó la preparatoria. Hemos cambiado mucho en estos años, pero nuestra rutina sigue siendo la misma.

Vivir muchas aventuras, peleas, lágrimas y risas.

Nos hemos alejado un poco actualmente, puesto que la universidad y su trabajo de medio tiempo, le tienen sin mucho margen de maniobra para conmigo.

Está bien, tiene que aprender a que no estaremos juntos siempre. Aunque tal vez, deba ser yo quien de verdad entienda eso.

Noches sin dormir por esperar su mensaje, detenerme por pensar que está durmiendo. Días sin mucha charla que no pasa del “hola, buenos días”. Todo es rutinario, pero esa rutina me encanta, porque es con esa persona.

La he estado cuidando desde hace muchos años. Es imaginativo y placentero el recordar cuando llegábamos a hablar. Nos conocemos muy bien. Era reconfortante estar a su lado.

Cuando nos comunicamos, soy el ser más feliz del mundo, no quiero que eso acabe, pues quiero conocerle más, tratando de no extralimitarme, puesto que cuando lo hago, suele ser incómodo para los dos y más nos alejamos.

Tengo fotos en mi celular que guardo con gran ahínco, como si de un tesoro se tratase.

“Desde hace mucho no me manda una foto suya”, pienso al tiempo que reviso el móvil una vez más.

“Creo que ahora le mandaré una yo, pero, no sé si esté en casa o haya salido con sus amigos”.

La primera vez que le vi, yo estaba saliendo con alguien. Me quedé prendido de esa persona, tanto, que después de invitarle al cine, le robé un beso.

Eso nos encantó a los dos, pero a la vez, nos preocupó porque, como mencioné hace un momento, estaba saliendo con alguien muy cercano para esa persona.

Las semanas pasaron y salíamos cada vez más. Nos intentamos dar un tiempo, que no duró más que unas horas, puesto que ambos queríamos y deseábamos estar juntos.

Nuestro reencuentro fue fugaz y directo, besándonos bajo la torrencial lluvia que caía en el bosque.

Todo era color de rosa y muy cursi en cierto sentido.

Es el paraíso estar a su lado.

 

“Miedo al fracaso, es el miedo al éxito”

“Miedo al fracaso, es el miedo al éxito”

Anónimo.

“Cada fracaso enseña al hombre algo que necesitaba aprender”.

Charles Dickens 

“El éxito es un 99 por ciento de fracaso.”

Soichiro Honda (17 de noviembre de 1906), industrial japonés, fundador de Honda Motor Company.

 

Fracaso, miedo al fracaso. Temor a la palabra, temor a todo lo que tenga que ver con esa situación. Es algo malo que se deba evitar a toda costa.

Todos hemos fracasado en la vida, desde que nacemos, hasta nuestra ida de ésta tierra física. Desde el momento en que la palabra “NO” hace su aparición; ya sea para alejarnos de una situación que nos pondría en peligro o que no les guste a nuestros padres, cuando somos pequeños, a que la chica o chico que nos gusta nos rechace completamente “por no estar interesado en ti”; luego hablaré más sobre esto y las posibles consecuencias que trae; en el momento que vamos a pedir trabajo y no nos consideran “capaces o no llenamos el perfil” de lo que la empresa quiere.

Hay muchos de nosotros que sabemos como manejarlo, pero haberos otros que es todo lo contrario. En mi caso, aún me cuesta aceptar cuando he fracasado en algo (como en los ejemplos antes mencionados), dándole un tiempo de “luto” para examinar cuales fueron mis posibles fallas; incluso llorar no es malo, cosa que la sociedad, debido a lo rápido que vamos, considera “negativo llorar, tienes que ser fuerte y llorar es para los débiles”; cuando es todo lo contrario, pero bueno, son opiniones generalizadas y ya dependerá de cómo es cada persona.

Hasta el cansancio nos ponen muestras que la voluntad y fe que tenemos como personas es la que nos ayuda a salir adelante en una situación así, ya sea por mero conocimiento del hecho o un instinto de sobrevivencia. Unos (como en todo) lo tienen más desarrollado que otros. A quienes lo logran sortear, se les llama “exitosos”: casos como el de Michael Jordan, Oprah, Einstein, etc. nos dicen que todo lo podemos lograr; está bien eso, pero hay un punto que me quiero enfocar: “miedo al fracaso”.

Desde que somos pequeños y tenemos un poco de consciencia, los profesores en la escuela sólo se enfocan en los niños con calificación de “10” (varía de país a país, acá esa calificación es la máxima) y juzgan erróneamente (junto a sus padres, claro está) que el pequeño va a ser exitoso por ser el mejor de la clase. Los estudias ayudan mucho, claro está, que depende de los profesores que tenemos en la vida para en verdad ser exitosos. Esto incluye a los padres, amigos, conocidos, hasta de personas que vemos en la calle una vez en la vida. Juzgamos que son “exitosos” por como se visten, como hablan, como se manejan en sociedad, pero nunca vamos a saber como se sienten por dentro. En la sociedad de la ciudad moderna, se considera que alguien tiene “éxito”, cuando posee cosas materiales (autos, casas, Ipads, etc.); cuando en realidad es porque es una consecuencia de sus acciones y de cómo se lograron superar (en la otra mitad es porque sus padres para quitárselos de encima, les compran esas cosas y se consideran buenos padres, pero ya hablaré de eso en otra ocasión).

El error está en que se le está enseñando al pequeño que se enfoque en el éxito, pero cuando un desliz o contratiempo ocurre, no sabe como manejarlo, puesto que no nos enseñan a soportar el fracaso y eso, por ende, nos lleva a tener el clásico “miedo al éxito”, muy común en Latinoamérica (realmente desconozco si esto también ocurre en todo el mundo, les agradecería si me lo confirman)

Metiéndome un poco en la política, los sistemas de gobierno son un fracaso, pero nos los pintan como si fueran una maravilla. El capitalismo es el esclavismo aceptado, mientras que el socialismo es algo malo y se juzga sin saber. Para aclarar, no soy de ningún partido político, no profeso alguno de los sistemas antes mencionados. Metiéndome con las religiones (no soy ateísta, creo en Dios, más no en la iglesia y en las mentiras y engaños que profesan), son un fracaso, puesto que todo intento por llevar al hombre a sus filas, no hace más que engañarlos y lo peor, no hacen nada por mejorar y demeritan a la “competencia” para ellos no aceptar sus errores y mejorar. Usar esa experiencia para mejorar a la sociedad.

Realmente diciéndole al niño que “fracasar es algo normal, que no le debe de temer, porque sólo así va a lograr el éxito, tanto personal, como materialmente”. Aceptar esa parte de la vida. No todo está perdido, solo fue un contratiempo. ¡Una enseñanza!

Desde que cambié mi mentalidad, dejar  de tenerle miedo al fracaso y por ende al éxito, me siento más tranquilo. Sé que hay contratiempos, pero lo tomo como una enseñanza. Eso es algo que nunca dejamos de lado. Creemos que por ir a la escuela, universidad, etc., ya lo sabemos todo, cuando no es así. La realidad es que mientras sabes un 50%, hay otro 50% de lo que no sabes. Saber todo es imposible (ese es un fracaso), pero como lo tomes es la clave para soportar esos golpes de la vida.

 

 

Natsueditorial diciembre 2012 Junio… ¿Diciembre?

Hola a todos, de nueva cuenta Natsu. Si, es Noche Buena y nadie me ha felicitado por la casi “navidá”, ya verán ¬¬,  les traerán puro carbón ¬¬

Bueno, antes de desviarme mas del tema y sin ser ardilla, como se diría por acá, que pasen alegremente con sus seres queridos estas fechas y tengan recuerdos inolvidables, la familia, nos guste o no, son los primeros amigos que tenemos (: así que hay que disfrutar con ellos.

Junio, ¿qué nos trajo la mitad del año?, mes de mi cumpleaños, con algunos altibajos, como de costumbre, pero lo único sobresaliente, fue esa fecha en que cumplí años, gracias a los que se acordaron de mí (:

Julio, mes de elecciones aquí en el país, mes del fraude ya conocido y la imposición… solo eso y ya, puras quejas de la vida, seguia alegremente platicando con vos :$ y así llego Agosto.

Con problemas en la conexión a internet y tu alejamiento, casi me devastan, lo único para reportar este mes (de lo que me acuerdo), fueron los juegos olimpicos y la “sorpresa” de México llevándose pura medalla de oro, puro vende humos, como llego a decir muy de vez en cuando..

Septiembre, (¿YIHAW? o como se escriba xD), tareas, temblores, mes de algo de angustia, mes algo movido, de “desapariciones” y mas alejamiento entre nosotros 😦

Octubre, hacerme cargo de la casa, olvidar mis deberes como admin de este espacio, retomar los estudios y ahora si, ir más seguro de lo que quiero, paso a paso.  Sorpresas muy gratas que me dejaron con la boca abierta.

Noviembre, penúltimo mes del año; lo que recuerdo fue que me concentré en los estudios y los tiempos que podíamos pasar juntos se limitaba -3- y aunque no quieras, ya voy para allá xD

Diciembre, así como escribí lo de Enero, llego Diciembre, donde nos terminamos por alejar más para encontrarnos, obvio, extraño también las largas charlas hasta la madrugada que solíamos tener (aunque ya no tan de madrugada ¬¬U), los momentos juntos y las peleas que nos llegaban a acercar. No se que nos depare el 2013, pero quisiera seguir a tu lado, ¿me lo permites :$?

Pues bien, aun quedan algunos días del año, viene navidad y la cena en noche buena, ojalá (y como mencioné al principio), se la pasen muy bien en compañía de los seres queridos, en un rato más a cenar y a pasarla con mi familia 🙂

Aquí nos estaremos viendo el próximo año. Que la paz esté con ustedes, pueden opinar en paz y felicitarme :P.

Feliz año nuevo y Feliz navidad

Natsueditorial 2012-2013 Enero

Hola mi gente querida y no tan querida, aquí una publicación más del blog abandonado por su propio creador, donde muchas cosas han ocurrido a lo largo de este año. Para no hacer el cuento mas largo, en esta serie de posts que estoy creando, hago recopilación de lo que ha sido mi año 20-12; muchos de ustedes se encuentran molestos, por el supuesto “fin del mundo”, que esperaban con muchas ansias, empero déjenme decirles que hubo un fin en nosotros y un renacimiento espiritual se está llevando a cabo.

Pero bueno, mantenganse calmados, que ya muchas bromas y comentarios se han hecho al respecto sobre ese tema.

Enero, ¿Qué le paso al conejito en enero?

Pues el inicio del año fue mejor del que esperaba, dado que después de verla cerca a fin del 2011, superé mis traumas, algunos y a darle pa´lante, como se dice comunmente. Retomé los estudios y déjenme decirles, que nos quejamos que para que nos sirve eso y en realidad, nos sirve porque aprendemos a defendernos, aprendemos a cuestionar nuestras ideologías y pensamientos y creencias de forma tal, que nos sentimos renovados; pero como la educación está “peleada” con la sociedad y los maestros no ponen de su parte para incentivar  a los jóvenes (lol, me sentí como un viejo regañón :P) y los jóvenes de ahora que solo piensan en el desmadre y las cuestiones rápidas, no les importa que suceda con los demás… si, me desvié del tema, pero no importa.

Si, retomé mis estudios y me convencí de que eso es lo mejor para mi, ya que los retomé con ayuda de alguien muy especial, quien me incentivó y eso, más mi iniciativa, estoy aquí ahora contándoles sobre lo que prevaleció, en su mayoría, el mes de enero de este 2012.

Aun hay más que contar sobre este año, pero eso será el día de mañana, que viene febrero.

Saludos y hasta mañana.