Novela primera parte

Hola a todos y todas, sean bienvenidos a esta nueva etapa de Natsu 8 Descarrilado. si se preguntan porqué el número ocho, en realidad es el simbolo “&”, pero por cosas de la página y el diseño de la misma, se cambio al 8, porque era lo más parecido.

 

Pero bueno, aquí les dejo la primera parte de una novela que comencé a escribir recientemente y quiero compartirla porque sí.

Espero la disfruten y que les guste.

 

 

1

Siempre le he estado cuidando, he estado a su lado. Me gusta su presencia, su físico, su inteligencia, incluso de su torpeza.  Sus nulas habilidades artísticas suelen ser compensadas por su trabajo en el hogar.

Sus calificaciones son promedio, ya que es alguien quien, pareciera cliché, es desconocido para el mundo, buscándose internamente y luchando por su lugar en el mundo.

No se suele dar a conocer en público, no habla frente a las multitudes y cuando hay exposiciones, esa clase prefiere desaparecer, como si de un espíritu se tratase.

Es buena persona, pero muy incomprendida y eso me gusta.

Realmente, debo admitir que yo no le gusto, ya que se suele enamorar de otras personas.

Desde las sombras y a pesar de mi dolor, le apoyo.

Esto del amor es sencillo, pero complicado. La pena que embarga a uno es tan grande, que se queda sin palabras ante la persona que ama. Tan fácil que es decir “te quiero” o “te amo” o siquiera un “hola, buenos días”, pero es difícil, puesto que tienes que sentirlo y no decir esas simples palabras por obligación.

Nunca me ha visto de esa manera y me duele, pero lo que es más doloroso es el hecho de verle triste y agonizante pues su sufrimiento, a mí me afecta.

Puede sonar repetitivo hasta el momento, pero es la verdad. Le amo, quiero estar con esa persona siempre. Pero no me animo a decirlo. Siempre seré alguien cercano para ella.

Nos conocemos desde hace varios años y fue amor a primera vista para mí, ya que lucía de forma espectacular y a pesar de los intentos de nuestros entonces compañeros por acercarse, se negaba amablemente.

Ha estado “solo”, no completamente, porque hay personas a quienes les habla sin temor alguno.

Mide 1.60 de estatura, algo pequeño en comparación con los demás, su cabello castaño claro, su rostro parece el de un muñeco de porcelana, fino y blanco, asemejándose a la nieve.

La mirada es tranquila, pues sus ojos son del mismo tono que su cabellera. Su cuerpo es delgado y aunque siempre esté comiendo no sube de peso. El sueño de todos.

Debido a lo ya antes mencionado de su timidez, ha sido rechazado innumerables veces. Puedo decir que ostenta el record, puesto que no pasa más de un segundo cuando está frente a alguien declarándosele y esta se llega a negar.

Aunque en muy raras ocasiones sucede lo contrario y tiene una tarde maravillosa, donde se olvida del estrés del mundo y también de mí.

Mentiría si digo que no me importa eso, ya que soy quien de verdad le conoce, como si nos tratáramos de hermanos.

Que palabra tan rara “hermanos”, pues es una de las únicas que describen a detalle nuestra relación. Claro, está el hecho que una vez en la escuela, vi que estaba peleando con alguien y su hermana llegó a defenderle.

Es sumamente inteligente y observador, algo flojo también, ya que siempre en las pruebas finales, sacaba buenas notas que le permitían estar el siguiente año y repetir el ciclo una vez más.

He observado sus caídas y como se suele levantar, aunque solo sea durante un par de días, pues su pleito es que le importa es estar con alguien que de verdad le corresponda como merece.

Naturalmente, yo estaba a su lado en todo momento. Hablando mucho, puesto que éramos muy cercanos, como uña y mugre. De ahí, el término que nos pusieron en la escuela fue ese, el de “hermanos”.

La palabra en sí, en un principio no me molestaba, pero eso se le fue metiendo más y más en la cabeza e inevitablemente, me fue tratando como uno. A pesar de eso, yo seguía ahí, animándole y dándole palabras de apoyo.

En realidad, nuestra relación era como la de verdaderos amantes sin necesidad de declaración. Algo prohibido por muchos, pero natural para nosotros.

De esa forma, pasó la preparatoria. Hemos cambiado mucho en estos años, pero nuestra rutina sigue siendo la misma.

Vivir muchas aventuras, peleas, lágrimas y risas.

Nos hemos alejado un poco actualmente, puesto que la universidad y su trabajo de medio tiempo, le tienen sin mucho margen de maniobra para conmigo.

Está bien, tiene que aprender a que no estaremos juntos siempre. Aunque tal vez, deba ser yo quien de verdad entienda eso.

Noches sin dormir por esperar su mensaje, detenerme por pensar que está durmiendo. Días sin mucha charla que no pasa del “hola, buenos días”. Todo es rutinario, pero esa rutina me encanta, porque es con esa persona.

La he estado cuidando desde hace muchos años. Es imaginativo y placentero el recordar cuando llegábamos a hablar. Nos conocemos muy bien. Era reconfortante estar a su lado.

Cuando nos comunicamos, soy el ser más feliz del mundo, no quiero que eso acabe, pues quiero conocerle más, tratando de no extralimitarme, puesto que cuando lo hago, suele ser incómodo para los dos y más nos alejamos.

Tengo fotos en mi celular que guardo con gran ahínco, como si de un tesoro se tratase.

“Desde hace mucho no me manda una foto suya”, pienso al tiempo que reviso el móvil una vez más.

“Creo que ahora le mandaré una yo, pero, no sé si esté en casa o haya salido con sus amigos”.

La primera vez que le vi, yo estaba saliendo con alguien. Me quedé prendido de esa persona, tanto, que después de invitarle al cine, le robé un beso.

Eso nos encantó a los dos, pero a la vez, nos preocupó porque, como mencioné hace un momento, estaba saliendo con alguien muy cercano para esa persona.

Las semanas pasaron y salíamos cada vez más. Nos intentamos dar un tiempo, que no duró más que unas horas, puesto que ambos queríamos y deseábamos estar juntos.

Nuestro reencuentro fue fugaz y directo, besándonos bajo la torrencial lluvia que caía en el bosque.

Todo era color de rosa y muy cursi en cierto sentido.

Es el paraíso estar a su lado.

 

Anuncios

Milagro !!!!

Hola gente, milagro,  milagro,  el conejito favorito de tpdps esta de vuelta, con nueva imagen y hasta nombre, puesto que ahora firmare como Veiler Natsu, nuevo  contenido, nuevas cosas que  compartir, nuevo nombre y mismas tonterías 😀

Ya no prometo no intentar pasar por acá,  ya que lo dejé abandonado todo el año pasado 😦 y nadie me extraño 😦

Pero bueno, el tren se ha puesto en marcha!

Bye-e
image

Vista desde el monte stark