Natsueditorial 2012-2013 Enero

Hola mi gente querida y no tan querida, aquí una publicación más del blog abandonado por su propio creador, donde muchas cosas han ocurrido a lo largo de este año. Para no hacer el cuento mas largo, en esta serie de posts que estoy creando, hago recopilación de lo que ha sido mi año 20-12; muchos de ustedes se encuentran molestos, por el supuesto “fin del mundo”, que esperaban con muchas ansias, empero déjenme decirles que hubo un fin en nosotros y un renacimiento espiritual se está llevando a cabo.

Pero bueno, mantenganse calmados, que ya muchas bromas y comentarios se han hecho al respecto sobre ese tema.

Enero, ¿Qué le paso al conejito en enero?

Pues el inicio del año fue mejor del que esperaba, dado que después de verla cerca a fin del 2011, superé mis traumas, algunos y a darle pa´lante, como se dice comunmente. Retomé los estudios y déjenme decirles, que nos quejamos que para que nos sirve eso y en realidad, nos sirve porque aprendemos a defendernos, aprendemos a cuestionar nuestras ideologías y pensamientos y creencias de forma tal, que nos sentimos renovados; pero como la educación está “peleada” con la sociedad y los maestros no ponen de su parte para incentivar  a los jóvenes (lol, me sentí como un viejo regañón :P) y los jóvenes de ahora que solo piensan en el desmadre y las cuestiones rápidas, no les importa que suceda con los demás… si, me desvié del tema, pero no importa.

Si, retomé mis estudios y me convencí de que eso es lo mejor para mi, ya que los retomé con ayuda de alguien muy especial, quien me incentivó y eso, más mi iniciativa, estoy aquí ahora contándoles sobre lo que prevaleció, en su mayoría, el mes de enero de este 2012.

Aun hay más que contar sobre este año, pero eso será el día de mañana, que viene febrero.

Saludos y hasta mañana.

Natsu-Editorial

Órale, esta vez si estoy sin palabras, me han dejado boquiabierto. Con una transmisión televisiva desde el pasado domingo, se ha desatado ya una guerra que logro su cometido, pelearnos entre nosotros lo mexicanos, si no les agradaba esa cantante bien, si les agradaba, también, a mi me era indiferente; si, es una pena que haya muerto y que pueda encontrar descanso.

Pero si, estoy anodadado, trato de encontrar ahora las palabras correctas para describir lo que siento, este nudo de impotencia de ver como defienden tanto a las televisoras quienes no pasan otras notas que no sea sobre ese accidente; ¿ya se les olvidó lo sucedido el 1 de diciembre, con las detenciones albitrarias e injustificadas?, ¿ya se les olvido el caso Televisa-Nicaragua? Y otros tantos temas de suma importancia, pero no, el mexicano es de memoria a muy corto plazo, no hay ese valor y se dejan apabullar y controlar por lo que diga la “caja idiota”.

Si saben que el salario mínimo en el país, debe hondar en los 500 pesos a la quincena, pero no, son solo 63 pesos, de los cuales, van a bajar puesto que con la reforma laboral “habrá más empleos”, pero lo que no les dicen, habrá mas deempleos, y todo subira y el salario bajará.

Están vendiendo (sino, es que solo le firmen a las escrituras) al país, todo ha sido privatizado, nada es del pueblo, el petroleo, la luz, las carreteras y caminos, las tierras, solo les falta poner impuesto porque respiramos y la mayoría, decidirá que eso esta bien lo que una minoría decida.

Esa minoría, nos tiene atados, deciden dar notas como estas, coberturas desde el lugar de los hechos, malinformando a la sociedad para que exista una separación mayor entre nosotros los trabajadores (aunque no les guste ser llamados así, el proletariado, que hasta deberían de sentirse orgullosos de serlo, pero bueno, si se ofenden con esa palabra, a quien le quede el saco).

Creo que siguen logrando su cometido de mantener al pueblo expectante de la próxima noticia mitotera que sacarán, del siguiente campeón del fútbol mexicano, de si Marquez noqueó a Pac-Man, pero no de la contraparte de la reforma laboral y las siguientes que vendrán, porque el pueblo lo decidio.

Bien hecho México, mejor dicho, bien hecho pueblo de México, porque la tierra, la extensión territorial no tiene la culpa de ello, me haz dejado sin palabras…

Los 7 cuentos de (tu) cumpleaños 6- La princesa y el conejo… ¿4?

Hola gente, buenos días, tardes o noches dependiendo de la hora que esten leyendo este post de su escritor adorado y querido, pero que se tarda mucho en poner algo en estos lares. Bueno, a lo que vengo, hoy después de mucho, mucho tiempo que no coloco un cuento o algo decente (eso y porque he andado un poco movido con asuntos de otras indoles :$)…

Les taigo la 6a parte de la serie de cuentos de (tu) cumpleaños, que en teoría debería de haber acabado en marzo pasado, pero aquí andamos. Espero disfruten la historia, salio de la nada mientras observaba unos videos en la internet :$.

Esto es demasiado, no puedo más… estoy a punto de ser derrotado por un formidable oponente, no pude oponer resistencia, me ha superado completamente… incluso ahora estoy esperando a que me de la estocada final y así acabar con este sufrimiento.

Abro los ojos y veo el televisor encendido, un control de videojuegos en mis manos, una pequeña manta en mis piernas y un terrible dolor de espalda- ¿a que hora me dormí?… creo que debo dejar de jugar un rato…-me levanto apagando los aparatos y abriendo las cortinas entrando un poco de luz lunar- esta escena parece cliché-pienso riéndome un poco a la vez que me estiro observando el cielo estrellado, es rara la ocasión que veo un escenario de ese tipo.

Camino al pequeño escritorio al lado de mi cama, enciendo la luz de la lámpara y empiezo a revisar un libro de cuentos que me regalaron en mi cumpleaños, me detengo en un breve prologo: “esta historia cuenta la vida de un chico, que verá muchas aventuras en solo una noche de insomnio y videojuegos… empezando por un pequeño dolor de espalda…La Princesa y el Conejo”.

¿La princesa y el conejo?, me suena conocida esa historia, de hecho muchos de mis amigos dicen que esta buena e interesante; a mi se me hace una historia de amor hecho por un muy enamorado escritor o alguien quien solo quiere llamar la atención de una chica-aguanto una carcajada por lo que acabo de decir para no despertar a mi familia y vecinos. Burlonamente empiezo a leer la historia del chico conejo, aunque me cuestiono un poco el prologo de la historia… no creo que sea el de este famoso cuento.

El chico conejo es un mago autoexiliado para no recibir mas burlas sobre sus peludas orejas de conejo… el viento nocturno mece a los arboles, para algunos dando temor este acto, para otros no dándole demasiada importancia al asunto. Por mi parte me engancho el cuento. Se encuentra cansado de viajar, quiere descansar un poco, encuentra a una princesa en un solitario castillo, rodeado de montañas nevadas… si… entiendo bien… no leeré mas por el sueño que me esta ganando…

Dejo el libro en el escritorio, apagando la lucecita, recostándome en la cama y quedando dormido instantes después que mi cuerpo toca la cómoda superficie de las sabanas…

Despierto en un hermoso valle, el verde brillante del pasto, las flores de todos tipos y colores, algunos arboles bien podados, el cielo azul con blancas nubes surcando el cielo junto a algunas águilas quienes buscan alimento, poniéndome de pie algo confundido empiezo a buscar pistas sobre el lugar en el que me encuentro. Bajo la sombra de un pino veo a una chica con un largo vestido de princesa blanca, de piel morenita clara, no hay reacción alguna, parece estar dormida; en sus rodillas tiene un libro abierto. Que linda-pienso al observarla detenidamente hay un perro de color miel recostado a su lado.

Veo a todos lados ya que esta escena me parece algo familiar, escondiéndome en el alto pasto, al tiempo que noto que un chico de chaqueta marrón, pantalones negros, grandes guantes en sus manos del tono de su chaqueta y una gran oz en su espalda acercándose a donde esta la chica-este tipo le va a hacer algo… o…-antes de decir palabra alguna deja su arma recargada en el árbol, postrando su cabeza en las piernas de la dama quien al sentir el peso de su compañero le sonríe adormilada quitándole un sobrero que no había notado instantes antes dejando ver unas largas orejas de color blanco que salen de la cabeza del chico.

Dios… ¿será que… estoy en ese cuento?… es imposible, debería estar dormido en estos instantes, mañana hay escuela-pienso al mismo tiempo que me doy un pellizco fuertemente- ¡auch!, eso dolió… ¿Qué cara…?-veo a mis alrededores aun de madrugada, la luna a punto de ocultarse en el horizonte para darle paso a la inevitable mañana y al curso del tiempo. Me levanto de la cama y tomo el libro justo en la pagina donde vi la escena de mi sueño, la princesa dormida y el conejito recostándose en sus piernas observándose con mucho amor. Una ligera sonrisa se esboza en mi rostro, cerrando el libro para empezar a arreglarme para ir al colegio.

No recuerdo bien que hubiera esa escena en el pequeño cuento que me dices-un mensaje de texto de una amiga mía haciéndome dudar un poco, revisando el libro de nuevo. Para mi sorpresa esa parte de a historia ha desaparecido, siendo que la vi no hace 10 o 15 minutos. Que extraño, debió ser mi loca imaginación-me digo metiéndome al baño para tomar una ducha-debo dejar de dormirme tan tarde jugando o leyendo…

La princesa y el conejo… te adoro-le susurra al conejito en su oído mientras este duerme con la cabeza recargada en sus muslos, la pequeña Dasha recorre el largo paisaje jugando con todo lo que le llama la atención, regresando de vez en cuando, como un pequeño infante quien va descubriendo el mundo y todo le asombra-y yo a ti-responde el chico conejo abriendo los ojos brindándole un tierno beso en los labios de su princesa, la cual por su reacción se nota que se sonroja y apena un poco. Tonto-alcanza a responder con nerviosismo en su ser…

Cosas, cosas, cosas sin sentido alguno en este post :D

Hola gente!!! como están??!!, hace mucho no me paso por estos lares, ocupaciones muchas y pretextos que ustedes podrían considerarlos como tales del porque no paso por acá.

Bueno, no tengo idea alguna de porque escribo esto o mas bien, del que voy a escribir, no he sentido esa inspiración que me llega ya muy rara vez para seguir con los cuentos. Se preguntaran,- si no tiene idea de que escribir, entonces, ¿Por qué lo hace?- pues para desahogarme un poco de todo lo que siento, quejarme, escribir; no sé.

El conejo se ha sentido algo solo y confundido, sobrevivo los días distrayéndome mientras estudio (disculpen ustedes si hay errores de ortografía, que me dicen son muchos… demasiados… ¿el poner acentos donde si y comas, puntos, punto y coma, es malo o pongo demasiadas acentuaciones?).

La presión es mucha, las dudas me intentan matar, los 30´s se acercan y siento que no he hecho mucho de mi vida; no, me equivoco, si he hecho y mucho, que no lo recuerde o lo haga a un lado es otra cosa, pero si he hecho mucho, he aprendido demasiadas cosas sobretodo estos últimos años.

Mi princesa que está siempre a mi lado apoyándome, amándome, queriéndome incondicionalmente, con mis virtudes y defectos, así como yo hago lo mismo con sus virtudes y defectos.

Mi ángel quien siempre me cuida y me guía en esta vida, los consejos que se me dan y los trabajos que llego a hacer. Gracias por todo y a todos, no solo a mis lectores, sino a mis amigos, compañeros, conocidos, a mi familia por haberme ayudado, apoyado, enseñado mucho, así como ahora sigo aprendiendo, seguiré aquí logrando todos mis objetivos, realizando mis sueños.

Vamos a continuar con las historias, cuentos, etc.; y así seguir entreteniéndonos… diablos… necesito un corte de cabello… xDU

Ejem… ¡nos vemos en otra Natsueditorial! 🙂

Jaa nee