Ensayo del Conejo, ensayo… ¿ensayo?

Hola gente que me sigue, ¿cómo están?, espero que bien, aquí el conejo reportándose con cosas ociosas que se le ocurren en su cabeza.

¿Qué nos trae esta vez el conejito santo, ya fue pascua y escondió algunos huevos por ahí? la verdad es que no… no escondió huevos porque se le olvido <.<

Bueno, basta de especulaciones y falsos rumores del conejo y les traigo un pequeño ensayo hecho para su escuela, donde la opinión vertida es solo eso, una opinión más, si alguien se siente aludido, pues lo siento (supongo xD)

Para empezar, mucho se ha dicho que los mexicanos no leemos libros, sino revistas del corazón y demás, la televisoras nos hacen creer que el mexicano común no lee; no se como sean las altas esferas del poder de nuestro país, supongo que muchos compraron (como se dice vulgarmente) su título y por lo que he visto cuando voy a trabajar o a algún otro lado, es que al menos varios de los pasajeros del deficiente transporte publico, tienen la lectura en su educación.
Ha habido muchas ferias del libro, incluso México ha tenido escritores importantes a nivel mundial, puedo citar a Octavio Paz, Carlos Fuentes, Juan Rulfo y muchos más escritores conocidos, como no tan conocidos, que (como mencione anteriormente) son reconocidos a nivel mundial. ¿Librerías?, hay muchas, ferias de libro, hay muchas, en los mercados populares e incluso hay intercambio de los mismos, ¿en verdad no leemos?

La Feria Internacional del Libro en Guadalajara, la de la Ciudad de México, todas reconocidas, al menos una o varias veces nos hemos ido a parar ahí, a comprar los libros que tanto nos gustan, drama policiaco, suspenso, terror, infantiles; el problema que yo le veo a esto, es la falta de difusión de estos eventos, sobretodo en los noticiaros televisivos , no solo pequeñas notas donde se diga tal o cual cosa que no atraiga al publico.

La falta de recursos muchas veces nos hace privarnos de leer un buen libro o novela, ya sea larga o corta, pero no es pretexto, ya que ha habido ferias o mercados donde se compran y venden a precios accesibles o sino, se intercambian estos maravillosos objetos que nos distraen en el tráfico de la ciudad, de nuestro trabajo, aunque sea por cinco minutos, nos abre la mente a nuevas posibilidades e incluso, aprendizajes.

Para terminar, ¿por culpa de unos pocos que dicen que no leemos, es ya la verdad absoluta?, me hace cuestionar el ¿Qué es lo que no quieren que sepamos?, ¿aun piensan que con las telenovelas que no han cambiado su formato desde que nacieron en la década de los 50, nos tienen entretenidos, embobados?, yo digo que no, si leemos y mucho.