2011-2012, El conejo hace una breve reflexión sobre lo que ha sido este año.

Es un espacio de expresión libre. Las imagenes expuestas aquí son propiedad de sus respectivos dueños; no hay fines de lucro, solo el de la diversión y recreación (y así dar a conocer los trabajos de quienes lo hacen)

El conejo hace una breve reflexión sobre lo que ha sido este año, irónicamente, año del conejo de metal en el horoscopo chino; Un muy buen año, claro, con sus altas y sus bajas como a toda persona le ha ocurrido. Quisiera compartirles este breve relato de lo que fue este 2011 para un servidor 🙂

El recuerdo de aquel lejano 2010 esta atrás, en ocasiones me acosa, en otras lo veo como un bello recuerdo; una mezcla de lo bueno y lo malo y me preparaba para un 2011 lleno de sorpresas… un 2011 lleno de sorpresas…

A principios de este año, recuerdo que estábamos en la playa, corriendo alegremente; una hermosa playa de blanca arena, mar azul muy transparente, como los días despejados y calurosos que hubo; la brisa marina, proveniente de aquel inmenso monstruo nos relajaba y nos ponía de buenas. El correr a tu lado, seguirte el ritmo provocó que me llevaran de urgencias al doctor; todo por sobre exigirme; conocer a alguien que decía ser especial, para alejarme de aquella que lo era, causando conflicto entre nosotros y desapareciendo como llego, de un día para otro y sin decir adiós.

El segundo mes no empezó muy alentador, cortes por aquí y por allá, pagos, deudas y muchos malentendidos se sucintaron en ese mes, que termino de forma muy agradable, amena y diferente, para darle paso al tercer mes del año; en un parpadeo ya estábamos en el primer trimestre del año. Cumpleaños, fiestas y reuniones se lo llevaron de lleno; quería hacerle una pequeña fiesta, pero fue cancelada por problemas de causa mayor quedando inconclusa o no realizada… aun J

Seguía reencontrándome con personas que hacía mucho no veía, platicando de cómo le han ido en estos años alejados; aunque esa magia se rompió rápidamente, por un motivo u otro, nunca lo sabré.

Llegamos a abril, debo admitir algo antes de continuar, este bimestre en particular, ha sido de muchos contrastes, muchos mas notorios que antes y que han sido los mejores dos meses, tal vez de lo que va de mi vida; bueno, exagere un poco, los mejores dos meses del año 😛

Llego abril, así como la primavera, una nueva oportunidad de reivindicarme y hacer las cosas diferentes a como lo venía haciendo hasta ahora, cosa que, funciono; si, tuve problemas con ello, pero el estar a tu lado, el que me hayas dejado estar a tu lado, el darnos mas libertad de conocernos mutuamente y de que nuestra relación haya mejorado al punto de ser inseparables, sin importar las circunstancias, me animaba a dar lo mejor de mi, ver si superaba mis propios limites; no se si lo logre, no tengo idea de ello; yo digo que si, si supere mis limites.

Así llegamos a junio, donde las cosas iban muy, pero muy bien, hasta que un ligero incidente se suscito, donde nuestra pequeña Dasha se enfermo gravemente y tuve que ir a cuidarla hasta que se recupero completamente; lo hizo, se recupero y ahora anda corriendo felizmente en casa de sus abuelos; :p (nota, es una perrita cocker de un año de edad); la trasladaron de emergencia a una unidad algo lejana de donde vivíamos y ahí me quede; esto ocurrió días antes de mi cumpleaños, por lo cual los 3 no lo pudimos pasar juntos.

Julio… uno de los meses donde por la misma lejanía de lo ocurrido a Dasha, no pude dormir, descansar bien, las deudas me estaban llegando al cuello, pero el solo escucharte, el verte ocasionalmente me animaban y sacaba con mucho esfuerzo las cosas adelante; ambos la sacamos y terminamos conociendo cosas del otro que no sabíamos y nos termino uniendo mas.

Octavo mes; en un abrir y cerrar de ojos ya estábamos ahí, empezábamos con la escuela y por consiguiente, las responsabilidades y limitaciones que conlleva, pero haciéndonos tiempo para platicar ocasionalmente, para preguntarme del porque ella; eso lo contestare mas adelante; algunos pequeños conflictos, pero no pasaban de ahí.

Septiembre, ¡oh adorado septiembre!, año después del bicentenario, empiezo a pensar no tan seriamente sobre mi futuro y mis gustos; mas que nada mi futuro tuhacesmisdíasdiferentes; octubre, la lejanía nos mataba por asuntos de la escuela, la pequeña Dasha estaba ya mucho mejor corriendo por todos lados ya mucho mejor, ambos presionados en saldar las deudas y en la escuela; un mes de locos que logramos superar.

Noviembre, 11/11/11, el onceavo mes del año, y demás cosas que decían que el mundo acabaría y no se que mas cosas paranoicas pensaba la gente. Ha sido un muy buen mes, un preámbulo de lo que sería el último mes del año, me seguía preparando y aun escribiendo y subiendo uno que otro cuento a la pagina; por cierto, me alegro de ver que mas gente del mundo me lee, gracias por su preferencia 😀

Diciembre; ¿recuerdan lo ocurrido en abril-mayo?, bueno, ha sido igualmente un mes de muchos contrastes, unos buenos, otros no, con algunos fuertes malentendidos y breve unión; una navidad que se quedara en mi corazón y mis recuerdos para siempre y una semana, también inolvidable, como ha sido todo irremplazable; ya solo me queda decir, que te adoro por hacer mis días diferentes, por ser mi musa para los cuentos, por quererme incondicionalmente aun con las idioteces que hago y que he hecho y dicho, por haberme “elegido”; vamos a llamarle así; por encima de otras cosas, por dejarme seguir invirtiendo cada minuto, cada segundo de este año a tu lado, espero que pases y pasen un feliz año y que sea mucho mejor para todos este 2012 que esta por iniciar. Nos vemos en el 2012 con mas cuentos e historias, ya veremos si me ven o no en YouTube o en otras páginas; recuerden, el conejito es sumamente impredecible 🙂

El tren del conejito hace su última parada de este 2011 para reflexionar sobre lo que ha sido este año, los esfuerzos y logros conseguidos, las promesas aun incumplidas, el tiempo de soledad para conocerse y ver en que hemos evolucionado o en que necesitamos evolucionar, ver los deseos, proyectos con los pies en la tierra para realizarlos, seguir recordando (aunque muchas veces se me olvide o no lo teme mucho en cuenta) de quien soy y que es lo que quiero es lo que me hace continuar.

Las personas no cambian, solo evolucionan.

La premisa es: el conejito nunca se aleja de su princesa y la princesa nunca se aleja del conejito, sin importar la distancia entre ellos.