Novela primera parte

Hola a todos y todas, sean bienvenidos a esta nueva etapa de Natsu 8 Descarrilado. si se preguntan porqué el número ocho, en realidad es el simbolo “&”, pero por cosas de la página y el diseño de la misma, se cambio al 8, porque era lo más parecido.

 

Pero bueno, aquí les dejo la primera parte de una novela que comencé a escribir recientemente y quiero compartirla porque sí.

Espero la disfruten y que les guste.

 

 

1

Siempre le he estado cuidando, he estado a su lado. Me gusta su presencia, su físico, su inteligencia, incluso de su torpeza.  Sus nulas habilidades artísticas suelen ser compensadas por su trabajo en el hogar.

Sus calificaciones son promedio, ya que es alguien quien, pareciera cliché, es desconocido para el mundo, buscándose internamente y luchando por su lugar en el mundo.

No se suele dar a conocer en público, no habla frente a las multitudes y cuando hay exposiciones, esa clase prefiere desaparecer, como si de un espíritu se tratase.

Es buena persona, pero muy incomprendida y eso me gusta.

Realmente, debo admitir que yo no le gusto, ya que se suele enamorar de otras personas.

Desde las sombras y a pesar de mi dolor, le apoyo.

Esto del amor es sencillo, pero complicado. La pena que embarga a uno es tan grande, que se queda sin palabras ante la persona que ama. Tan fácil que es decir “te quiero” o “te amo” o siquiera un “hola, buenos días”, pero es difícil, puesto que tienes que sentirlo y no decir esas simples palabras por obligación.

Nunca me ha visto de esa manera y me duele, pero lo que es más doloroso es el hecho de verle triste y agonizante pues su sufrimiento, a mí me afecta.

Puede sonar repetitivo hasta el momento, pero es la verdad. Le amo, quiero estar con esa persona siempre. Pero no me animo a decirlo. Siempre seré alguien cercano para ella.

Nos conocemos desde hace varios años y fue amor a primera vista para mí, ya que lucía de forma espectacular y a pesar de los intentos de nuestros entonces compañeros por acercarse, se negaba amablemente.

Ha estado “solo”, no completamente, porque hay personas a quienes les habla sin temor alguno.

Mide 1.60 de estatura, algo pequeño en comparación con los demás, su cabello castaño claro, su rostro parece el de un muñeco de porcelana, fino y blanco, asemejándose a la nieve.

La mirada es tranquila, pues sus ojos son del mismo tono que su cabellera. Su cuerpo es delgado y aunque siempre esté comiendo no sube de peso. El sueño de todos.

Debido a lo ya antes mencionado de su timidez, ha sido rechazado innumerables veces. Puedo decir que ostenta el record, puesto que no pasa más de un segundo cuando está frente a alguien declarándosele y esta se llega a negar.

Aunque en muy raras ocasiones sucede lo contrario y tiene una tarde maravillosa, donde se olvida del estrés del mundo y también de mí.

Mentiría si digo que no me importa eso, ya que soy quien de verdad le conoce, como si nos tratáramos de hermanos.

Que palabra tan rara “hermanos”, pues es una de las únicas que describen a detalle nuestra relación. Claro, está el hecho que una vez en la escuela, vi que estaba peleando con alguien y su hermana llegó a defenderle.

Es sumamente inteligente y observador, algo flojo también, ya que siempre en las pruebas finales, sacaba buenas notas que le permitían estar el siguiente año y repetir el ciclo una vez más.

He observado sus caídas y como se suele levantar, aunque solo sea durante un par de días, pues su pleito es que le importa es estar con alguien que de verdad le corresponda como merece.

Naturalmente, yo estaba a su lado en todo momento. Hablando mucho, puesto que éramos muy cercanos, como uña y mugre. De ahí, el término que nos pusieron en la escuela fue ese, el de “hermanos”.

La palabra en sí, en un principio no me molestaba, pero eso se le fue metiendo más y más en la cabeza e inevitablemente, me fue tratando como uno. A pesar de eso, yo seguía ahí, animándole y dándole palabras de apoyo.

En realidad, nuestra relación era como la de verdaderos amantes sin necesidad de declaración. Algo prohibido por muchos, pero natural para nosotros.

De esa forma, pasó la preparatoria. Hemos cambiado mucho en estos años, pero nuestra rutina sigue siendo la misma.

Vivir muchas aventuras, peleas, lágrimas y risas.

Nos hemos alejado un poco actualmente, puesto que la universidad y su trabajo de medio tiempo, le tienen sin mucho margen de maniobra para conmigo.

Está bien, tiene que aprender a que no estaremos juntos siempre. Aunque tal vez, deba ser yo quien de verdad entienda eso.

Noches sin dormir por esperar su mensaje, detenerme por pensar que está durmiendo. Días sin mucha charla que no pasa del “hola, buenos días”. Todo es rutinario, pero esa rutina me encanta, porque es con esa persona.

La he estado cuidando desde hace muchos años. Es imaginativo y placentero el recordar cuando llegábamos a hablar. Nos conocemos muy bien. Era reconfortante estar a su lado.

Cuando nos comunicamos, soy el ser más feliz del mundo, no quiero que eso acabe, pues quiero conocerle más, tratando de no extralimitarme, puesto que cuando lo hago, suele ser incómodo para los dos y más nos alejamos.

Tengo fotos en mi celular que guardo con gran ahínco, como si de un tesoro se tratase.

“Desde hace mucho no me manda una foto suya”, pienso al tiempo que reviso el móvil una vez más.

“Creo que ahora le mandaré una yo, pero, no sé si esté en casa o haya salido con sus amigos”.

La primera vez que le vi, yo estaba saliendo con alguien. Me quedé prendido de esa persona, tanto, que después de invitarle al cine, le robé un beso.

Eso nos encantó a los dos, pero a la vez, nos preocupó porque, como mencioné hace un momento, estaba saliendo con alguien muy cercano para esa persona.

Las semanas pasaron y salíamos cada vez más. Nos intentamos dar un tiempo, que no duró más que unas horas, puesto que ambos queríamos y deseábamos estar juntos.

Nuestro reencuentro fue fugaz y directo, besándonos bajo la torrencial lluvia que caía en el bosque.

Todo era color de rosa y muy cursi en cierto sentido.

Es el paraíso estar a su lado.

 

Anuncios

Nuevos proyectos, nuevos planes

image

Hola a todos mis seguidores, el conejo una vez más está de vuelta y con grandes noticias

Como sabrán, el blog no ha tenido muchas actualizaciones recientemente, la verdad, es que mucho ha pasado desde la última vez que escribi aquí.

Entre eso que me ha ocurrido, la novela Hagata va a ser publicada esta semana que viene. Estoy muy contento que finalmente, una de mis obras vaya a salir a la luz, como es debido y no con entradas cada Corpus y San Juan xD

Realmente, fue mucho sacrificio y noches sin dormir para pulirla al maximo, ya que por una u otra razón, reiniciaba desde cero, tomando algunos elementos e incluso, experiencias que me ayudaron muchísimo.

Si quieren pedir su copia, en estos días prometo subir las especificaciones para que les llegue su novela Hagata. Muchos han de pensar que son como 500 páginas, pero la realidad, es que en 200 fue suficiente para contar la historia.

Vienen más libros para ustedes, ya que uno de los planes súper secretos, es que retomaré La Princesa y el Conejo y la hare una publicación muy extensa. Graciasa todos mis seguidores por su confianza, apoyo y críticas hacia mis escritos. Es un placer (aunque a veces, no tanto) escribir historias y relatos.

El tren del conejo está a punto de salir de nuevo de la estación Descarrilado. Favor de abordar lo más pronto posible.

¿Te atreves a entrar a mí mundo?

¡Saludos y hasta la próxima entrada!

Experimento de la banda (y pa´la banda a tambor batiente)

Experimento de la banda

Éste experimento se trata de comprobar unas teorías sobre el ser interior y las costumbres de la sociedad de finales del siglo XX y la actual del siglo XXI.

Paso 1.- consiga una banda de color oscura.

Paso 2.- colóquela alrededor de sus ojos. ¿Qué verá?, ¿Oscuridad, verdad?, ¿Qué siente?, ¿Qué piensa?, cuál es su primera reacción y anótela en un cuaderno o en una hoja.

Paso 3.- quítese la banda con sumo cuidado para no lastimar sus ojos. Ahora, tápese un solo ojo con la banda y diga lo que ve, ¿Qué verá?, ¿la mitad de las cosas, verdad?, ¿Qué piensa?, ¿Qué siente?, cuál es su reacción y anótela en un cuaderno o en una hoja.

Paso 4.- colóquese la banda de nueva cuenta en los ojos y destápela con sumo cuidado par no lastimar sus ojos. ¿Qué está observando?, ¿ve todo? Si es así, anote la primera reacción que tuvo al observar  todo a su alrededor.

¿Cuál es el objetivo de éste experimento?, ¿que trato de probar?, ¿Cuál es la hipótesis?

El objetivo del experimento es demostrar que nuestro interior está oscuro por alejarnos del camino de Dios. Si vio algunas luces y flashes, su interior está con él. Es para darnos consciencia del hecho que el materialismo y la economía regida por el dinero, nos está dando al traste como sociedad y como individuos.

Si sentiste miedo al estar a oscuras, pánico, desesperación y frustración, es porque sientes o piensas que no tienes luz, que no te has movido del sitio donde estás. Estás cerrado y aferrado a las cosas materiales, que no aceptas ayuda, de ningún tipo, no solo la espiritual, sino la de otras personas a tú alrededor y solo ves lo que quieres ver y no sales de ahí.

Al tener un ojo destapado y ver las cosas a medias, significa como la sociedad nos ha manipulado y nos han hecho ver lo que ellos quieren. Es decir, ver y no ver de tus capacidades individuales, y solo te enfocas en tener el celular de moda o en (si eres hombre) traer a la mujer más guapa, (o si eres mujer), en que tu pareja se parezca al galán de moda. Esto debido a los estándares que la sociedad y los medios nos han metido en el subconsciente y no estamos tan metidos en nosotros, que nos olvidamos de observarnos.

Y al tener los ojos destapados, es realmente ver hacia dentro de nosotros, juzgar con nuestra propia opinión y cuestionarlo todo. Es finalmente observar y contemplarnos a nosotros mismos, a nuestro interior, como realmente queremos ser y no lo que otros esperan que seamos. Es acercarte más a ti, a tu espiritualidad. Haciendo eso, lograrás obtener todo lo que deseas. Si te observas a ti mismo y trabajas para mejorar, grandes cosas obtendrás.

Háganlo y me dicen sus resultados y compártanlo con quienes ustedes quieran o repítanlo, si así lo desean.

Me dueles México. En verdad que sí.

Vemos por todo el mundo muestras de querer ser libres, luchas para quitar de poder a ineptos sin escrúpulos y rehacer países. Ucrania y Venezuela son los ejemplos más cercanos.

Ambos países hartos de su estilo de vida, se manifiestan para tratar de hacer un cambio, sea pacifico o violento en ocasiones, buscan y añoran esa libertad. Claro, otras teorías dicen que “papi” Estados Unidos mete la mano para tener el control de todo el mundo, Ucrania por ser base estratégica para atacar en un momento dado a Rusia y de ahí expandirse a oriente medio y Venezuela porque ya se cansaron del poco crudo que les mandan, aparte que sus reservas se están acabando. De las reservas petrolíferas de México mejor ni hablamos, puesto que ya se las están llevando todas. Salió una nota, ahora les pongo el link, donde se dice que en México, con la reforma energética, “nunca se dijo que bajaría la gasolina, la luz, etc.”; pero en vez de demandar y exigir que renuncien los políticos mexicanos, solo nos quedamos viendo como se llevan los recursos del país, como nos saquean pero decimos “está bien, señor don patrón”.

¿Dónde está ese orgullo mexicano? ¿Por qué no sale el orgullo que tenemos para defender lo que es nuestro, en vez de que salga cuando juega la decepción mexicana de fútbol?; ¡ah, cierto!, es por el control de los medios televisivos, de radio y hasta por internet tratan de controlarnos.

Mis respetos a mis hermanos venezolanos, que realmente luchan por un cambio de gobierno. Mis respetos porque ellos quieren, buscan y anhelan un cambio y debería de servir de ejemplo, no solo en Latinoamérica, sino en todo el mundo, que hay esperanza y lucha y que si se pueden hacer reformas que cambien al pueblo. Dejémonos de estupideces y exijamos como pueblo mexicano, como República Mexicana, con como “Estados Unidos de México”, no seamos más una colonia. Se supone que somos países independientes, pero no lo somos.

Mis respetos hermanos venezolanos, mis respetos a ti quien lucha día a día por un cambio, mis respetos hermanos ucranianos, no dejen que “papi Estados Unidos”, se meta. No dejen que un país fundado por inmigrantes, un país sin identidad ni cultura (hay que recalcar que cultura se refiere al pasado) y que atacan a todo lo que se opone a su “sistema”. Doble moralistas y se basan como en aquellos tiempos donde la iglesia mandaba las cruzadas para convertir a su religión a aquellos que no les convenía o simplemente los mataba. Viéndolo así, sería un buen ejemplo ese, que las cruzadas para imponer un sistema aún existen, aún se dan actualmente.

Hablando de, les dejo una liga: http://lajor.mx/1bJF2yp

Los mexicanos deberíamos de aprender un poco de los venezolanos, estamos cansados de tanta inseguridad, de tanta muerte, guerra, conflictos que no llevan a ningún lado, dejar de lado las manipulaciones, leer los periódicos, las notas, otros blogs para manifestarnos, dejar también de ser doble moralistas y cobardes. Evitar que nos sigan diciendo que hacer, pensar o decir. Sentirnos orgullosos de la palabra indio, eso no es un insulto, es un placer, es nuestra cultura, nuestro pasado.

Hay una grave crisis económica, social, educativa y familiar, pero como la tele nos dice que manifestarse es malo, es estar en contra de nuestros derechos pues mejor nos quejamos e insultamos a quienes se manifiestan por tener un salario justo, por tener la mayor igualdad posible, por tener seguridad de salir a las calles, no quejarnos porque nos manifestamos (como dije líneas atrás).. Los venezolanos nos están dando una lección, ese no es el camino.

Ya está más que comprobado que el capitalismo no sirve, está más que comprobado que el socialismo no sirve. Hasta cuándo nos vamos a dar cuenta que la sociedad es una mierda y hay que hacer algo por cambiarla. Hasta cuándo vamos a dejar que politiquillos nos gobiernen y nos traten de sus esclavos para darles el diezmo como si de verdad lo merecieran. Me hace pensar en aquellos días de la colonia española, donde todo se ha modernizado, menos la mente humana. Seguimos igual que hace 500 años…