Me dueles México. En verdad que sí.

Vemos por todo el mundo muestras de querer ser libres, luchas para quitar de poder a ineptos sin escrúpulos y rehacer países. Ucrania y Venezuela son los ejemplos más cercanos.

Ambos países hartos de su estilo de vida, se manifiestan para tratar de hacer un cambio, sea pacifico o violento en ocasiones, buscan y añoran esa libertad. Claro, otras teorías dicen que “papi” Estados Unidos mete la mano para tener el control de todo el mundo, Ucrania por ser base estratégica para atacar en un momento dado a Rusia y de ahí expandirse a oriente medio y Venezuela porque ya se cansaron del poco crudo que les mandan, aparte que sus reservas se están acabando. De las reservas petrolíferas de México mejor ni hablamos, puesto que ya se las están llevando todas. Salió una nota, ahora les pongo el link, donde se dice que en México, con la reforma energética, “nunca se dijo que bajaría la gasolina, la luz, etc.”; pero en vez de demandar y exigir que renuncien los políticos mexicanos, solo nos quedamos viendo como se llevan los recursos del país, como nos saquean pero decimos “está bien, señor don patrón”.

¿Dónde está ese orgullo mexicano? ¿Por qué no sale el orgullo que tenemos para defender lo que es nuestro, en vez de que salga cuando juega la decepción mexicana de fútbol?; ¡ah, cierto!, es por el control de los medios televisivos, de radio y hasta por internet tratan de controlarnos.

Mis respetos a mis hermanos venezolanos, que realmente luchan por un cambio de gobierno. Mis respetos porque ellos quieren, buscan y anhelan un cambio y debería de servir de ejemplo, no solo en Latinoamérica, sino en todo el mundo, que hay esperanza y lucha y que si se pueden hacer reformas que cambien al pueblo. Dejémonos de estupideces y exijamos como pueblo mexicano, como República Mexicana, con como “Estados Unidos de México”, no seamos más una colonia. Se supone que somos países independientes, pero no lo somos.

Mis respetos hermanos venezolanos, mis respetos a ti quien lucha día a día por un cambio, mis respetos hermanos ucranianos, no dejen que “papi Estados Unidos”, se meta. No dejen que un país fundado por inmigrantes, un país sin identidad ni cultura (hay que recalcar que cultura se refiere al pasado) y que atacan a todo lo que se opone a su “sistema”. Doble moralistas y se basan como en aquellos tiempos donde la iglesia mandaba las cruzadas para convertir a su religión a aquellos que no les convenía o simplemente los mataba. Viéndolo así, sería un buen ejemplo ese, que las cruzadas para imponer un sistema aún existen, aún se dan actualmente.

Hablando de, les dejo una liga: http://lajor.mx/1bJF2yp

Los mexicanos deberíamos de aprender un poco de los venezolanos, estamos cansados de tanta inseguridad, de tanta muerte, guerra, conflictos que no llevan a ningún lado, dejar de lado las manipulaciones, leer los periódicos, las notas, otros blogs para manifestarnos, dejar también de ser doble moralistas y cobardes. Evitar que nos sigan diciendo que hacer, pensar o decir. Sentirnos orgullosos de la palabra indio, eso no es un insulto, es un placer, es nuestra cultura, nuestro pasado.

Hay una grave crisis económica, social, educativa y familiar, pero como la tele nos dice que manifestarse es malo, es estar en contra de nuestros derechos pues mejor nos quejamos e insultamos a quienes se manifiestan por tener un salario justo, por tener la mayor igualdad posible, por tener seguridad de salir a las calles, no quejarnos porque nos manifestamos (como dije líneas atrás).. Los venezolanos nos están dando una lección, ese no es el camino.

Ya está más que comprobado que el capitalismo no sirve, está más que comprobado que el socialismo no sirve. Hasta cuándo nos vamos a dar cuenta que la sociedad es una mierda y hay que hacer algo por cambiarla. Hasta cuándo vamos a dejar que politiquillos nos gobiernen y nos traten de sus esclavos para darles el diezmo como si de verdad lo merecieran. Me hace pensar en aquellos días de la colonia española, donde todo se ha modernizado, menos la mente humana. Seguimos igual que hace 500 años…