“Miedo al fracaso, es el miedo al éxito”

“Miedo al fracaso, es el miedo al éxito”

Anónimo.

“Cada fracaso enseña al hombre algo que necesitaba aprender”.

Charles Dickens 

“El éxito es un 99 por ciento de fracaso.”

Soichiro Honda (17 de noviembre de 1906), industrial japonés, fundador de Honda Motor Company.

 

Fracaso, miedo al fracaso. Temor a la palabra, temor a todo lo que tenga que ver con esa situación. Es algo malo que se deba evitar a toda costa.

Todos hemos fracasado en la vida, desde que nacemos, hasta nuestra ida de ésta tierra física. Desde el momento en que la palabra “NO” hace su aparición; ya sea para alejarnos de una situación que nos pondría en peligro o que no les guste a nuestros padres, cuando somos pequeños, a que la chica o chico que nos gusta nos rechace completamente “por no estar interesado en ti”; luego hablaré más sobre esto y las posibles consecuencias que trae; en el momento que vamos a pedir trabajo y no nos consideran “capaces o no llenamos el perfil” de lo que la empresa quiere.

Hay muchos de nosotros que sabemos como manejarlo, pero haberos otros que es todo lo contrario. En mi caso, aún me cuesta aceptar cuando he fracasado en algo (como en los ejemplos antes mencionados), dándole un tiempo de “luto” para examinar cuales fueron mis posibles fallas; incluso llorar no es malo, cosa que la sociedad, debido a lo rápido que vamos, considera “negativo llorar, tienes que ser fuerte y llorar es para los débiles”; cuando es todo lo contrario, pero bueno, son opiniones generalizadas y ya dependerá de cómo es cada persona.

Hasta el cansancio nos ponen muestras que la voluntad y fe que tenemos como personas es la que nos ayuda a salir adelante en una situación así, ya sea por mero conocimiento del hecho o un instinto de sobrevivencia. Unos (como en todo) lo tienen más desarrollado que otros. A quienes lo logran sortear, se les llama “exitosos”: casos como el de Michael Jordan, Oprah, Einstein, etc. nos dicen que todo lo podemos lograr; está bien eso, pero hay un punto que me quiero enfocar: “miedo al fracaso”.

Desde que somos pequeños y tenemos un poco de consciencia, los profesores en la escuela sólo se enfocan en los niños con calificación de “10” (varía de país a país, acá esa calificación es la máxima) y juzgan erróneamente (junto a sus padres, claro está) que el pequeño va a ser exitoso por ser el mejor de la clase. Los estudias ayudan mucho, claro está, que depende de los profesores que tenemos en la vida para en verdad ser exitosos. Esto incluye a los padres, amigos, conocidos, hasta de personas que vemos en la calle una vez en la vida. Juzgamos que son “exitosos” por como se visten, como hablan, como se manejan en sociedad, pero nunca vamos a saber como se sienten por dentro. En la sociedad de la ciudad moderna, se considera que alguien tiene “éxito”, cuando posee cosas materiales (autos, casas, Ipads, etc.); cuando en realidad es porque es una consecuencia de sus acciones y de cómo se lograron superar (en la otra mitad es porque sus padres para quitárselos de encima, les compran esas cosas y se consideran buenos padres, pero ya hablaré de eso en otra ocasión).

El error está en que se le está enseñando al pequeño que se enfoque en el éxito, pero cuando un desliz o contratiempo ocurre, no sabe como manejarlo, puesto que no nos enseñan a soportar el fracaso y eso, por ende, nos lleva a tener el clásico “miedo al éxito”, muy común en Latinoamérica (realmente desconozco si esto también ocurre en todo el mundo, les agradecería si me lo confirman)

Metiéndome un poco en la política, los sistemas de gobierno son un fracaso, pero nos los pintan como si fueran una maravilla. El capitalismo es el esclavismo aceptado, mientras que el socialismo es algo malo y se juzga sin saber. Para aclarar, no soy de ningún partido político, no profeso alguno de los sistemas antes mencionados. Metiéndome con las religiones (no soy ateísta, creo en Dios, más no en la iglesia y en las mentiras y engaños que profesan), son un fracaso, puesto que todo intento por llevar al hombre a sus filas, no hace más que engañarlos y lo peor, no hacen nada por mejorar y demeritan a la “competencia” para ellos no aceptar sus errores y mejorar. Usar esa experiencia para mejorar a la sociedad.

Realmente diciéndole al niño que “fracasar es algo normal, que no le debe de temer, porque sólo así va a lograr el éxito, tanto personal, como materialmente”. Aceptar esa parte de la vida. No todo está perdido, solo fue un contratiempo. ¡Una enseñanza!

Desde que cambié mi mentalidad, dejar  de tenerle miedo al fracaso y por ende al éxito, me siento más tranquilo. Sé que hay contratiempos, pero lo tomo como una enseñanza. Eso es algo que nunca dejamos de lado. Creemos que por ir a la escuela, universidad, etc., ya lo sabemos todo, cuando no es así. La realidad es que mientras sabes un 50%, hay otro 50% de lo que no sabes. Saber todo es imposible (ese es un fracaso), pero como lo tomes es la clave para soportar esos golpes de la vida.