Nat-Nat diario de un conejito

Confusión, frustración,  desasosiego… eso es lo que he sentido en las ultimas semanas o meses, lo desconozco, como muchas cosas… no sé como sentirme, si estoy bien un momento, resulta ser solo por ese pequeño lapso de tiempo, para luego darme cuenta que aún sigo siendo un mocoso maleducado y caprichoso.

¿Qué puedo hacer para ya no serlo? ¿Qué puedo hacer para que me dejen de ver como un simple niño y me tomen enserio? Realmente, mentiría si dijera que tengo la respuesta pero no es así. Yo nunca tengo la respuesta acertada, mis comentarios son fuera de lugar, mi miedo, mi pánico me llega a invadir y digo cualquier estupidez que se me venga a la mente.

Saben qué, a la mierda todo y todos, yo soy yo, un ser razonable, buena persona, con muchas ilusiones, soñador y demás, se supone que me tienes que aceptar como soy. Sí, juego pokémon y no me importa, he subido mi nivel (un poco) con las peleas en línea, estoy inscrito en un grupo de poke en mi ciudad y me divierto mucho, ahí aprendí a como entrenar bien y demás… pero no vengo a hablar de pokémon.

No, hoy dejaré ese tema a un lado, puesto que no es el momento para ello, puesto que me he sentido muy desanimado, no sé en que creer, si en mis ideales o (valga la redundancia) en una realidad que está frente a mi y que me golpea hasta casi matarme. El choque de la semana pasada me dio mucho en qué pensar, ya que no he hecho mucho o nada con mi vida, 27 años así, una persona bipolar, hasta doble cara si me quieren llamar así.

La música que escucho me intenta animar sin conseguirlo, es irónico puesto que se dice que la música y los libros tienen la respuesta a ayudarte a salir de una situación como la mía. En mi caso, no he encontrado (como muchas preguntas en mi vida) la respuesta o aquello que me guie en mi camino.

Todo lo que he pasado, todo lo que he vivido, sufrido, llorado y reído, se vino abajo, puesto que por una estupidez como los celos familiares echaron por la borda tanto trabajo, sacrificio y demás, tanto de mis padres, como la de mis hermanos y por supuesto, la mía. Ni hablar, Dios padre se encargará de poner en orden todo (con ayuda nuestra).

Sí, he estado confundido y contemplad, puesto que vuestro conejito ha regresado, sin mucha inspiración, sin muchas bases sólidas, pero aquí estoy, tratando lo mejor que puedo de seguir con mi vida, patética o todo lo contrario, no lo sé…

Estar con esa paranoia de que algo va a ocurrir, estar con esa esquizofrenia, miedo y demás cosas no es nada agradable y ya me cansé de eso, quiero vivir en paz conmigo mismo y no mandar al diablo a todo y a todos. Quiero ser feliz, viajar y estar con mi princesa, pero con mi actitud solo veo que ese sueño se aleja más y más… ser débil por no poder protegerte, por no poder protegerme, por no tener el carácter necesario para salir adelante (en general) y necesito un “buen trabajo” o “gracias”… no verme como un idiota, un estúpido soñador esperanzado…

Ya no más y no sé como lograr hacerlo, no sé que esperan de mí, que quieran que diga o haga. Estoy completamente atado, casi aniquilado y al borde de volverme loco, ser niño, ser “adulto” o “maduro” sin dejar de ser niño consentido y caprichoso, que mi voz se escuche perfectamente… que no crean que soy prepotente o presumido… que no sé que esperan de mí.